Copywriting-Lingua trabada

3 dudas resueltas sobre textos de ventas

 

Escribir es algo que todo negocio necesita hacer. Contar qué haces y cómo lo haces, comunicarte con tu clientela y darte a conocer para llegar a las personas que pueden estar interesadas en lo que ofreces. Ya sea a través de tu web, por correo electrónico o en tus redes sociales.

Pero a veces no sabes qué decir. Te cuesta sentarte y ponerte a escribir, la esperada inspiración parece no llegar nunca y, cuando lo hace, dudas si entenderán lo que pretendes transmitir.

Si también te ha pasado, esto es para ti.

Empezar a escribir

Durante el mes de noviembre he ofrecido unas asesorías individuales de 20 minutos sin coste (suscríbete a mi newsletter o sígueme en Instagram para no perderte las próximas ediciones) para conocer un poco mejor a quienes me leen, ponerles cara, y también saber cuáles son las dudas más frecuentes que tienen con sus textos de venta.

Y de entre los distintos textos de venta que han salido a colación, las webs y las redes sociales han sido de lo que más hemos hablado. Así que he resuelto aquí las 3 dudas que más me han llamado la atención sobre textos de venta de las que hemos hablado en las asesorías y que quizá tú también tengas.

¡Allá vamos!


1. ¿Una web con varias páginas es mejor que una one page si tengo servicios y acabo de empezar?

 

Pues te diré que DEPENDE. Porque esto siempre tiene que adaptarse a ti y a los objetivos que tengas con tu negocio.

 

Si acabas de empezar y de momento solo tienes un par de servicios no especializados, una one page puede ser una buena opción. Puedes aprovechar esta situación y ver en qué dirección encaminarte hasta que encuentres tu nicho o especialización. Si lo encuentras, que tampoco es obligatorio.

Aunque creo que, con el tiempo, las circunstancias y tus propias preferencias, siempre te acabas especializando en algo.

 

  • En caso de que esta sea la primera vez que oyes hablar de ella, una one page es una web de una sola página. Es decir, con deslizar hacia abajo verán todo el contenido porque no tiene diferentes pestañas como otras webs. Es una página única.

 

Pero ¡ojo!, esta sigue siendo una página web, por lo que el contenido tiene que estar bien escogido, mejor redactado y siempre enfocado a tu clientela potencial.  No caigas en el error de pensar que una web es una carta de presentación: debe ser la primera toma de contacto que tu clientela potencial tenga contigo, pero el objetivo es que no sea la única.

 

Elijas crear una one page o una web con varias páginas, estos consejos te ayudarán a saber qué decir en tus textos web de venta:

  1. Cuenta quién eres, qué haces y por qué lo haces. Piensa en cómo llegaste a esta profesión o por qué has decidido estudiar lo que has estudiado, por ejemplo. Que se note que hay una persona de carne y hueso detrás de la pantalla, ¡sin miedo!
  2. Muestra reseñas de tu clientela. Si alguien cuenta cómo le has ayudado con tus servicios y lo feliz que se ha quedado con los resultados, puede que le sirva a otra persona para decidirse a contratarte (o por lo menos a contactarte). ¿Cuántas veces has ido a un restaurante o dejado de ir solo por los comentarios que has leído de su clientela en Google o en Tripadvisor?
  3. Indica cuál es el siguiente paso que quieres que dé después de leer tu página. ¿Quieres que se suscriba a tu newsletter? ¿Que te escriba un correo? ¿Que cubra un formulario? Díselo. Luego ya decidirá si lo hace o no, pero no dejes al azar cuál es el siguiente paso que quieres que dé. EXTRA: si tienes una web con varias páginas, piensa en ella como si fuese una ruta en la que tú debes ir marcando el camino: de la página de inicio, ¿a cuál quieres que vaya? Enlázala con el porfolio o con la página de sobre mí, por ejemplo.
  4. Explica cuál es el proceso de trabajo que sigues. Saber a lo que te atienes te ayuda a decidirte. No tienes que contar hasta el más mínimo detalle, pero dar unas nociones generales te ahorrará el tiempo de responder a correos con preguntas que puedes resolver de antemano y a tu clientela le resolverá dudas. Y a menos dudas, mayor conversión.
  5. Adelántate a sus objeciones. Si ya sabes los peros que puede tener tu clientela potencial, resuélveselos en la web. Puedes usar una sección de preguntas frecuentes o insertarlas directamente en el texto.

 

Y ahora vamos a hablar de las páginas de productos y servicios.


2. ¿Qué escribo en una página de productos? ¿Y dentro de las fichas de productos?

 

La página de productos (y también la de servicios) debe responder a lo que una persona puede hacer con lo que vendes.

¿Qué consigue al comprar ese bolso hecho a mano por ti? -> Saber quién lo hace, cómo lo haces y qué materiales usas; la exclusividad, cuidado y dedicación que aporta la artesanía; llevar todo lo que necesita sin que se le moje nada porque es impermeable; meter el túper para el trabajo y la ropa para ir luego al gimnasio en el mismo sitio porque tiene varios compartimentos, etc.

 

La lista podría seguir y hacerse mucho más personal y detallada, pero para eso hay que conocer bien al tipo de clientela al que te quieres enfocar. Y esta es la joya de la corona en copywriting: investigar e informarse.

 

Por otro lado, las fichas de productos deben responder al por qué. ¿Por qué este producto y por qué ahora?

 

Dicho de otra manera:

Vas a un restaurante y te dicen que de postre hay empanada de manzana. Y piensas: “bueno, vale, igual que a donde fuimos la última vez”. Que puede tener un sabor completamente distinto, pero no te dicen más y, como no lo tienes delante, no lo sabes. Entonces puedes acordarte de que el anterior no te gustó y decir que no. Y adiós venta.

 

Pero vas a otro en el que te dicen: “tenemos empanada de manzana casera hecha con masa crujiente. Esa textura crujiente inicial se deshace en la boca para dar paso al dulzor y a la jugosidad de las manzanas asadas del relleno. Además, asamos la manzana con canela para lograr ese toque otoñal tan reconfortante. Y estás de suerte, porque justo me han dicho que están recién sacadas del horno”.

 

Así no te describen la empanada de manzana, te la ponen en la boca y casi la puedes saborear. Y esa es la gran diferencia.

Eso es lo que una buena ficha de producto hace: dice por qué tu producto o servicio es el que debe adquirir frente a todos lo demás que hay en el mercado y, como extra, por qué ahora es el momento de hacerlo.

 

Y si a ti también te cuesta saber qué decir, déjame que te cuente algo…


3. A la hora de escribir para redes sociales no sé qué decir, nunca tengo inspiración. ¿Cómo puedo hacer?

 

Ante todo, la inspiración es una parte, pero no es el todo. A veces tenemos la creatividad por los suelos, pero eso no quiere decir que no nos guardemos otros ases en la manga para saber qué escribir. Es más, no publica mejor contenido quien más inspiración tiene, sino quien mejor atiende las dudas y sugerencias de su comunidad.

 

Aquí van unas ideas para enfrentarte con decisión al documento de Word en blanco:

  1. Piensa en las distintas necesidades que tiene tu clientela dependiendo del mes o la temporada. Por ejemplo, si haces sombreros a mano, tu clientela buscará materiales distintos dependiendo de la estación. Entonces en otoño e invierno puedes hablar de aquellos hechos con fieltro para tapar el frío y en verano de los de paja o materiales más fresquitos para cubrirse del sol.
  2. Anota las fechas importantes para ti y tu negocio para saber qué tipo de contenido compartir en esos días. Por ejemplo, como traductora, siempre tengo marcado el 30 de septiembre en el calendario porque es el día de la traducción. Así sé que en ese mes voy a preparar contenidos enfocados a visibilizar esta profesión.
  3. Hazle cuestionarios a tu clientela para saber qué necesita, qué es lo que más le gusta y qué podrías mejorar en tus productos o servicios. No necesitas uno grande, pero si le envías uno de entre tres y cinco preguntas una vez al año para conocer mejor sus necesidades sabrá que te preocupas y a ti te ayudará a crear contenido. El conocimiento siempre nos va a ayudar a saber qué es lo que más gusta y qué tenemos que mejorar.

 

Recuerda: nadie nace sabiendo escribir. Ten paciencia y no te martirices si no sale como quieres a la primera, porque es normal.

 

Y si necesitas una mano con tus textos para web o para redes sociales, siempre puedes contactar conmigo para que te ayude con mis servicios.

 

No Comments

Deixa o teu comentario